lunes, 3 de noviembre de 2008

¿LA LENGUA CASTELLANA ES MACHISTA?

¿Lo es?... Juzguen Vds... pero aquí les va una prueba de que el español podría considerarse un idioma machista.


PERRO: Mejor amigo del hombre
PERRA: Puta

ZORRO: Héroe justiciero
ZORRA: Puta

AVENTURERO: Osado, valiente, arriesgado
AVENTURERA: Puta

AMBICIOSO:Visionario, Enérgico, con metas
AMBICIOSA: Puta

CUALQUIER: Fulano, Mengano, Zutano
CUALQUIERA: Puta

REGALADO: Participio del verbo regalar
REGALADA: Puta

CALLEJERO: De la calle, urbano
CALLEJERA: Puta

HOMBREZUELO: Hombrecillo, poca cosa
MUJERZUELA: Puta

HOMBRE PÚBLICO: Personaje prominente, Funcionario público
MUJER PÚBLICA: Puta

HOMBRE DE LA VIDA: Hombre viajado de gran experiencia
MUJER DE LA VIDA: Puta

PUTO: Homosexual
PUTA: Puta

Y hay más...


DIOS: Creador del Universo y cuya divinidad se transmitió a su hijo varón por línea paterna
DIOSA: Ser mitológico de culturas supersticiosas, obsoletas y olvidadas

HÉROE: ídolo
HEROÍNA: Droga

SOLTERO: Codiciado, inteligente, hábil
SOLTERA: Retrasada, viste santo, se le fue el tren

SUEGRO: Padre político
SUEGRA: Bruja, entrometida, vieja de mierda

ATREVIDO: Osado, valiente
ATREVIDA: Insolente, mal educada

MACHISTA: Hombre macho
FEMINISTA: Lesbiana

DON JUAN: Galán, conquistador
DOÑA JUANA: La mujer de la limpieza

SI PUDIÉSEMOS VOLVER HACIA ATRÁS...


Hace tiempo cayó en mis manos el siguiente relato. Me hizo pensar mucho... ¿Y a vosotros?

Una joven esperaba el embarque de su vuelo en un gran aeropuerto.
Como tenía una larga espera ante sí, decidió comprarse un buen libro, y también se compró un paquete de galletas.


Se sentó lo más cómodamente que pudo, y se puso tranquilamente a leer, dispuesta a pasar un buen rato de descanso.
Al lado de su asiento donde se encontraba el paquete de galletas, un hombre abrió una revista y se puso a leer.
Cuando ella cogió la primera galleta, el hombre también cogió una.
Ella se sintió irritada por este comportamiento, pero no dijo nada, contentándose con pensar:
“¡Qué cara dura!”
Cada vez que ella cogía una galleta, el hombre hacía lo mismo.
Ella se iba enfadando cada vez más, pero no quería hacer un espectáculo.
Cuando sólo quedaba una galleta, pensó: “¿Y ahora qué va a hacer este imbécil?”
El hombre cogió la última galleta, la partió en dos y le dió la mitad.
Bueno, ésto ya era demasiado ...
¡ Ella estaba muy enfadada !
En un arranque de genio cogió su libro y sus cosas y salió disparada hacia la sala de embarque.
Cuando se sentó en su asiento del avión, abrió su bolso y ... con gran sorpresa descubrió su paquete de galletas intacto y cerrado !!!
¡ Se sintió tan mal !
No comprendía como se había podido equivocar...
Había olvidado que guardó su paquete de galletas en su bolso.


El hombre había compartido con ella sus galletas sin ningún problema, sin rencor, sin explicaciones de ningún tipo, mientras ella se había enfadado tanto, pensando que había tenido que compartir sus galletas con él.... y ahora ya no tenía ninguna posibilidad de explicarse ni de pedir excusas...